Retos para que su empresa se prepare para el Suministro Inmediato de Información del IVA (SII)

Junio 23rd, 201711:02 am @

0


Comparte

A partir del 1 de julio las grandes empresas (facturación superior a 6 millones de euros) que formen parte de un Grupo de IVA y los inscritos en el Registro de Devolución Mensual tendrán que cumplir con una nueva obligación. Deberán suministrar a la Agencia Tributaria (AEAT) los datos de su facturación en el plazo de 4 días (desde la emisión de la factura para las que emita y desde el registro contable para las que reciba), aunque durante 2017 y como medida transitoria, el plazo será de 8 días.  Es el denominado Suministro Inmediato de Información del IVA (SII).

Con esa información se irán configurando de forma casi inmediata los distintos Libros Registro. No se trata de enviar las facturas concretas, sino los datos de facturación y otra información con trascendencia tributaria. En definitiva, estos contribuyentes llevarán los Libros Registro del IVA a través de la Sede Electrónica de la AEAT. Antes de presentar la declaración del IVA, los sujetos pasivos tendrán a su disposición sus propios Libros Registros (“Libro Declarado”) y además tendrán acceso a la información de contraste de terceros como proveedores o clientes (“Libro Contrastado”), siempre que estén, a su vez, obligados al SII.

La nueva obligación del SII fue publicada en el BOE del 6 de diciembre de 2016, por lo que las empresas han tenido algo más de 6 meses para adaptarse. Algunas compañías han actuado diligentemente y están preparadas para el cambio. Han revisado el tratamiento en el IVA de sus operaciones, los requisitos formales de sus facturas y los procesos de emisión de las mismas. Asimismo, han adaptado su software contable a las nuevas exigencias y han contratado a nuevos empleados para estas tareas o han formado a los que ya tenían. En realidad, muchas de ellas empezaron a adaptarse antes de la publicación en el BOE, pues hay que recordar que inicialmente estaba previsto que el sistema entrara en vigor el 1 de enero de 2017.

Sin embargo, muchas otras empresas no llegarán a tiempo. Algunas compañías que tienen una facturación superior a 6 millones de euros, aunque no superan sustancialmente esta cifra, consideran que la obligación del SII es desproporcionada. Estiman que el coste de adaptación y de cumplimiento continuado de la obligación es excesivo. Otras compañías han tardado en entender la magnitud del cambio y sus implicaciones, y por eso no se han adaptado a tiempo. Son sobre todo filiales de empresas extranjeras, en las que los responsables viven fuera de España. El SII es algo novedoso en Europa, por lo que en otros países europeos no están familiarizados con su funcionamiento. El SII, como tal, no se basa en ninguna norma europea.

Bajo nuestra visión, el nuevo sistema permitirá a la AEAT tener un gran control tributario sobre las compañías, lo que ayudará a reducir el fraude. En ese aspecto nos beneficiará a todos, es una medida positiva. Sin embargo, los costes de adaptación y cumplimiento podrían ser desproporcionados para muchas empresas. La obligación del SII, al menos para una primera fase, podría haberse implementado para compañías con una facturación mayor (por ejemplo, 20 millones de euros), que cuentan con softwares más avanzados y más recursos. Además, el plazo de algo más de seis meses para adaptarse ha sido corto, por lo que habría sido deseable contar con al menos un año desde la publicación de la norma.

En nuestra experiencia de adaptación de muchos de nuestros clientes, nos hemos centrado en el tratamiento del IVA de sus operaciones y sus obligaciones de facturación. Estamos también aportando soluciones para las empresas que no han conseguido adaptar sus sistemas de software para enviar los registros de facturación. Con la información requerida por el SII que nos proporciona el cliente en determinado formato, la “transformamos” en mensajes XML y la enviamos a la AEAT por vía electrónica. En definitiva, estamos centrando nuestra ayuda en prevenir sobre los requisitos básicos del SII para que sus sistemas se adapten a tiempo a esta nueva normativa.

Lourdes Díaz-Barceló
Director de Fiscal en Grant Thornton