Tendencias e implantación de las nuevas recomendaciones de Gobierno Corporativo en España (II)

Agosto 23rd, 201610:00 am @

0


Comparte

GC_Artboard 277 copy 20Actualidad y tendencias

Actualmente en España, según datos facilitados por la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), el 82% de las empresas cotizadas cumplen con las recomendaciones incluidas en el Código de Buen Gobierno y en relación con las empresas del índice IBEX-35 el porcentaje se eleva a un 88%.

Si bien todavía queda camino por recorrer, se considera que las empresas y los organismos reguladores están cumpliendo con las previsiones y proyectos iniciados hace algo menos de cinco años, cuyo principal objetivo era contribuir de manera sustancial a la mejora de la confianza de las empresas.

En este sentido, el carácter voluntario del cumplimiento de las recomendaciones incluidas en el Código de Buen Gobierno, está sujeto al principio de “cumplir o explicar”. Por ello, el Código de Buen Gobierno no reitera normas aplicables pero exige que se dé cuenta del grado de seguimiento de las recomendaciones o, en su caso del déficit de seguimiento con respecto a determinadas recomendaciones, tanto por escrito en el informe anual de gobierno corporativo como verbalmente a los accionistas.

Las explicaciones o justificaciones del no seguimiento de determinadas recomendaciones deberán aportarse por el presidente del consejo de administración, detallando al máximo los aspectos de mayor relevancia en materia de gobierno corporativo así como las justificaciones para su no seguimiento y en su caso las alternativas propuestas.

De esta forma, siendo una materia en constante evolución, la CNMV ha anunciado que en un breve plazo de tiempo se publicarán una serie de recomendaciones de buenas prácticas para el principio de “cumplir o explicar”, con lo que se pretende ayudar a las empresas a que ofrezcan aclaraciones de mayor comprensión.

Uno de los claros ejemplos de la implementación y concienciación global en España con respecto al cumplimiento de las nuevas recomendaciones así como de la nueva regulación en materia de buen gobierno es que la presencia de los consejeros independientes continúa creciendo.

Así, el año pasado (2015) creció en 3,5 puntos porcentuales el nivel de consejeros independientes en sociedades cotizadas, lo que supone alcanzar por primera vez el 40% del total.

En el caso de las empresas del Ibex-35, el porcentaje se eleva hasta el 47,5%, cuando un año antes era del 45%. De este modo, entre 2012 y 2015 la presencia de independientes ha aumentado en seis puntos porcentuales.

Por otro lado, el año pasado el 75% de las cotizadas contaba con alguna mujer en su consejo de administración, mientras que en el caso del Ibex-35 en el 2015 alcanzaba el 97%, desde el 91% del año 2014.

Por su parte, el porcentaje medio de mujeres en los consejos de administración al cierre de 2015 era del 15,2%, frente al 13,2% del año 2014.

Conclusión

En el corto y medio plazo, la progresiva asunción por parte de las principales empresas españolas cotizadas y no cotizadas de las recomendaciones y modificaciones legislativas propuestas en materia de buenGC_Artboard 277 copy 22 gobierno, va a suponer sin duda  la consolidación no sólo desde el punto de vista teórico si no desde un punto de vista práctico, del papel vital de los órganos de administración, reforzando sus funciones y responsabilidades, aportando un valor añadido imprescindible  para el crecimiento de las empresas españolas.

En los últimos años, hemos podido constatar como la nueva regulación en materia de Gobierno corporativo no sólo tiene su reflejo en sociedades cotizadas sino que, debido al tamaño y grado de complejidad de empresas no cotizadas como son por ejemplo las entidades de interés público (EIP), hace que en la actualidad se encuentren también en una fase de profesionalización de su gobierno corporativo, asumiendo las obligaciones legales y recomendaciones analizadas anteriormente con el objetivo de disponer de un sistema de gobierno corporativo más eficiente, que permita la defensa del interés social y que suponga la creación de valor sostenible a largo plazo.

Gonzalo Navarro