La recuperación se mantiene a ritmos razonables

Diciembre 16th, 201512:31 pm @

0


Comparte

Las últimas semanas han estado muy dominadas por la especulaciones sobre lo que harán o no harán los bancos centrales en Europa y EEUU. Pero lo más importante es que ni China está colapsando de forma abrupta ni se ha producido (más bien todo lo contrario) un parón en la recuperación de las economías desarrolladas. La renta variable se tomó mal en principio las decisiones adoptadas por el BCE en el mes de diciembre, pero quizás la razón es que se estaba esperando demasiado.

La realidad es que la recuperación europea va por el buen camino (el BCE revisó de hecho al alza las previsiones de crecimiento) y que, por tanto, una actuación demasiado agresiva tenía poca justificación. Siguiendo con el argumento, si la economía europea va bien las caídas en renta variable nos parecen excesivas. Sin embargo, precisamente porque la economía europea va bien, las correcciones en la renta fija y en el dólar tienen todo el sentido y, sobre todo en el caso de la primera, podrían continuar en los próximos meses. En EEUU, el PIB del Q3 fue débil sólo en apariencia.

newsletter_economico-_mensual_grantthornton_diciembre

El crecimiento de sólo el 2,1% anualizado se debió a una apreciable detracción de inventarios. En realidad, el consumo privado crece a tasas del 3% y la inversión empresarial también da mejores señales. El hecho de que la fortaleza del consumo venga acompañada de una subida en la tasa de ahorro es un motivo de optimismo para los próximos meses. Las perspectivas para el sector inmobiliario y el de servicios también son bastante favorables. El acuerdo sobre el techo de deuda significará un repunte del gasto público en los próximos trimestres, con el consiguiente impulso adicional sobre la actividad. De manera similar, es de esperar que el efecto negativo que el ajuste del sector energético está teniendo sobre el crecimiento tenderá a mitigarse a futuro. Así las cosas, las perspectivas de crecimiento para los próximos trimestres es bastante positiva.

No todo son buenas noticias para la economía americana: la enorme asimetría entre un sector servicios fuerte y uno de manufacturas que sufre por el dólar pone de manifiesto, en nuestra opinión, que la apreciación de la divisa americana ha ido demasiado lejos desde una perspectiva fundamental. Mirando hacia adelante, y con independencia de lo que haga el precio del crudo, un crecimiento esperado por encima del potencial; unos bajos niveles de capacidad ociosa y unas expectativas de inflación razonablemente ancladas deberían ir contribuyendo a un progresivo repunte de salarios e inflación subyacente en EEUU.

USA    European-Union

La recuperación europea continúa a buen ritmo

En el área euro, los datos de actividad más recientes están saliendo mejor de lo previsto y confirman que la recuperación europea continúa a buen ritmo. Pese a la incertidumbre creada por los atentados de París, hay importantes vientos de cola que seguirán impulsando la actividad (euro, petróleo, política monetaria muy laxa, política fiscal más favorable al crecimiento)… Aunque desde luego la capacidad ociosa en el área euro tenderá a moderar el crecimiento de los precios en los próximos meses, lo cierto es que los riesgos de deflación se han eliminado prácticamente en su totalidad. En Alemania, en particular, el paro es inferior al de EEUU y los salarios están creciendo de forma dinámica. Quizás una de las sorpresas macro en año que viene sea de hecho un repunte de la inflación alemana más rápido que el que ahora se descuenta.

Japan    China

¿Cómo evolucionan las economías asiáticas?

La información macro conocida en Japón durante noviembre y primeros días de diciembre apuntaría a una mejora económica en el presente trimestre, después de que el país consiguiera evitar la recesión en el Q3. Además, y para impulsar la actividad, el gobierno ha anunciado la aprobación de un presupuesto extraordinario que incluirá, entre otras cosas, ayudas a pensionistas, reducción del impuesto sobre sociedades y medidas de impulso de la inversión empresarial y de los salarios. Así las cosas, creemos que se siguen dando las condiciones para que la economía nipona consiga crecer durante los próximos trimestres por encima de su (muy exiguo) crecimiento potencial.

En China, los datos más recientes siguen siendo más compatibles con una cierta estabilización de la actividad que con una desaceleración abrupta. Por lo demás, la progresiva introducción de estímulos tanto monetarios como fiscales hace poco probable una pérdida significativa de pulso en los próximos meses, a pesar de que es evidente que los excesos de oferta en ciertos sectores y la fortaleza del yuan continuarán ejerciendo una presión a la baja sobre la actividad.

 

Pese al crudo, el riesgo de deflación se ha reducido - recuperación

Pese al crudo, el riesgo de deflación se ha reducido

Los datos en España son muy positivos

La actividad económica en España podría acelerar de nuevo en el último trimestre del ejercicio: el empleo crece de forma significativa en noviembre; ventas minoristas fuertes en octubre; producción industrial mejor de lo previsto; datos robustos de turismo; repunta el PMI compuesto; continúan los signos de aceleración en el precio de la vivienda, con dinamismo también en lo que a transacciones se refiere; permisos de construcción por encima de lo previsto; mejor comportamiento de exportaciones; sector servicios e industria también en buena forma; mejora de la confianza de los consumidores (aunque leve deterioro del sentimiento industrial); ventas de coches creciendo a tasas espectaculares… Mirando hacia adelante, la actividad en nuestro país debería seguir beneficiándose de la caída del crudo, de la debilidad del euro, de los bajos tipos de interés y de la bajada de impuestos que ha entrado en vigor en el presente ejercicio. Así las cosas, el crecimiento en el conjunto del año superará con claridad el 3%.

 

PMI manufacturero y de servicios - recuperación

PMI manufacturero y de servicios

Aún así, conviene no bajar la guardia porque todavía es mucho lo que queda por andar en términos de mejorar nuestro crecimiento potencial, de preservar la cohesión social y de garantizar la sostenibilidad a largo plazo de nuestras finanzas públicas. Hacer bien los deberes en estos campos será muy importante para mantener bajo el riesgo de contagio ante situaciones como la griega. Habrá que estar atentos también a la incertidumbre política que pueda generarse en los meses venideros en relación con la “cuestión catalana”. El hecho de que las opciones más abiertamente independentistas no lograran alcanzar el 50% de los votos en las recientes elecciones autonómicas ha sido interpretado de un modo favorable por los mercados, algo que se ha reflejado en un cierto estrechamiento del spread de la deuda española respecto de la italiana. En todo caso, claramente es un tema a seguir con mucha atención.

En clave nacional, sería muy positivo que cualquier gobierno que salga de las próximas elecciones generales aproveche los actuales vientos de cola para intentar acometer los fuertes retos que la economía española tiene por delante (bajo crecimiento potencial; alta deuda externa neta; aumento probablemente excesivo de la desigualdad). Será un asunto a seguir en los próximos meses.

Álvaro Sanmartín
Chief Economist de Grant Thornton y fundador de Alinea Global