La depreciación del Euro no se nota en los datos macro

Diciembre 11th, 201412:54 pm @

0


Comparte

Quizás uno de los hechos más reseñables durante noviembre y los primeros días de diciembre haya sido la fuerte caída de los precios del crudo, sin que la OPEC pueda hacer demasiado para evitarlo.

newslettergt

La fortaleza de EEUU acerca el cambio de discurso por parte de la FED

En EEUU, los datos macroeconómicos conocidos durante noviembre han vuelto a sorprender mayoritariamente al alza, con un crecimiento en el entorno del 4% anualizado en el Q3, con un ritmo de creación de empleo espectacular en noviembre y con una tasa de paro que se sitúa ya en el 5,8%. La caída del precio del petróleo supone una noticia adicional positiva, que tenderá a favorecer el comportamiento del consumo privado en los próximos meses.

Más allá de los datos de corto plazo, lo más importante es que el buen comportamiento de la economía americana se extiende a la práctica totalidad de los sectores económicos, tanto por el lado de la oferta como de la demanda. Esto otorga enorme solidez a la recuperación americana, y debería dar tranquilidad a la FED a la hora de iniciar el proceso de normalización de su política monetaria.

La FED podría comenzar a subir tipos antes de lo que actualmente está descontando el mercado (quizás tan pronto como marzo de 2015). En este sentido, y para ir preparando al mercado, pensamos que la FED aprovechará su reunión de su reunión de 17 de diciembre para eliminar el “considerable time” de su statement.

USA     European-Union

Si el BCE actúa con decisión, el sector exterior debería tirar de la actividad a corto plazo gracias a la depreciación del Euro

En la Eurozona, los últimos datos macro han vuelto a ser mayoritariamente negativos, salvo quizás en un sector exterior que podría estar empezándose a beneficiar de un euro algo más débil.

Así las cosas, el BCE en su reunión de diciembre se ha visto forzado a revisar significativamente a la baja sus perspectivas de crecimiento e inflación. Al mismo tiempo, ha aumentado el grado de compromiso con el aumento del tamaño del balance y ha anunciado que a principios de 2015 revisará la situación y decidirá sobre la posible aplicación de un QE. Dados los difíciles equilibrios políticos existentes y la situación de solvencia en determinados países, a nosotros nos sigue pareciendo difícil que ese eventual QE vaya a incluir deuda pública de países.

Lo mejor que le podría pasar a Europa es que EEUU empiece a subir tipos antes de lo que espera el mercado. Si eso fuera así, se produciría probablemente una fuerte depreciación del Euro que contribuiría a mejorar la actividad y a elevar la inflación, disipándose así la necesidad de hacer QE con deuda pública. Si lo anterior se retrasase, el BCE debería probablemente hacer QE por la vía de comprar deuda corporativa y deuda del ESM para evitar los efectos de la depreciación del Euro.

Gracias a los ajustes de competitividad acometidos y al hecho de que la política fiscal (a corto plazo) haya dejado de ser un obstáculo al crecimiento, España ha venido mostrando uno de los mejores comportamientos del área euro en el período reciente. El crecimiento en el Q3 se ha situado en el 0,5% intertrimestral.

Los datos conocidos durante este mes dejan sin embargo un sabor agridulce. En el lado positivo, la creación de empleo cobra nuevo ímpetu en noviembre y, además, parece que el sector exterior vuelve a mejorar (de nuevo el euro menos fuerte ayuda). El sector inmobiliario también muestra signos de recuperación, ayudado por el entorno de muy bajos tipos de interés. Y los datos de turismo de octubre han vuelto a ser favorables. En sentido contrario, diversos indicadores vienen mostrando un cierto perfil de desaceleración a partir de septiembre, sobre todo los más relacionados con la demanda interna. A modo de ejemplo, se ha observado una cierta caída en la confianza de los consumidores y el PMI de servicios de noviembre ha caído más de lo esperado. También ha decepcionado la producción industrial de octubre.

Japan     China

Abe retrasa la subida del IVA en Japón, mientras que China sigue sosteniendo la actividad

En Japón, tras unos datos negativos en julio y agosto, la información conocida hasta ahora sobre los meses de septiembre, octubre y noviembre muestra una mejora apreciable. Producción industrial y pedidos de septiembre y octubre, PMI de servicios de noviembre y el propio índice de actividad económica de septiembre constituyen buenos ejemplos en este sentido.

A pesar de esto signos de mejora, Abe decidió durante noviembre retrasar 18 meses la subida del IVA y convocar elecciones. Esta decisión, más allá de sus implicaciones de largo plazo (Moody’s ha rebajado el rating de la deuda), debería impulsar la actividad y los precios en los próximos meses.

Dentro de su proceso de desaceleración estructural, los datos macro chinos durante noviembre muestran un cierto sostenimiento de la actividad. La inflación continúa en tasas moderadas, del 1,6% interanual, lo que otorga margen de actuación al PBOC. Durante noviembre, de hecho, el banco central ha decidido de hecho bajar los tipos de interés, para impedir que la moderación de precios se tradujera en un aumento de los tipos de interés reales. Con este tipo de medidas, el Gobierno chino sigue dando muestras de que está siendo capaz de mantener la desaceleración bajo control, al tiempo que continúa promoviendo reformas estructurales, modera el crecimiento de la deuda y promueve un modelo de crecimiento más basado en el consumo interno y el sector servicios.

Álvaro Sanmartín
Chief Economist de Grant Thornton y fundador de Alinea Global