IVA: criterio de caja

Octubre 29th, 201310:41 am @

3


Comparte

21620_man_009_orange_lowEl pasado 28 de septiembre de 2013 se publicó la Ley 14/2013 de apoyo a los emprendedores y su internacionalización. Entre sus novedades más destacadas, desde el punto de vista fiscal, incluye el establecimiento de un nuevo régimen especial de criterio de caja. La finalidad es paliar los problemas de liquidez y de acceso al crédito de las empresas, especialmente de las pequeñas y autónomos.

Básicamente este régimen especial permite optar a determinados sujetos pasivos por retrasar el devengo, declaración e ingreso del IVA repercutido en sus operaciones comerciales hasta el momento del cobro, total o parcial, a sus clientes. Adicionalmente, los sujetos pasivos que se acojan al citado régimen verán también retrasada la deducción del IVA soportado en sus operaciones al momento del pago, total o parcial, a sus proveedores.

El criterio de caja podrá ser de aplicación a partir del 1 de enero de 2014 y requerirá que se ejercite la correspondiente opción al tiempo de presentar la declaración de comienzo de la actividad o en el mes de diciembre anterior al año en que resulte de aplicación. Asimismo, podrá renunciarse al mismo, teniendo dicha renuncia una validez de 3 años.

Los sujetos pasivos que pueden aplicar el criterio de caja serán todos aquellos (sociedades, empresarios y profesionales) cuyo volumen de operaciones durante el año natural anterior no haya superado los 2.000.000 de euros. El volumen de operaciones deberá elevarse al año en caso de comienzo de la actividad en el año anterior. Por el contrario, se permite la aplicación del régimen en el mismo ejercicio en que se comience la actividad, sin que existe un umbral máximo de volumen de operaciones.

Cabe destacar que quedarán excluidos del régimen los sujetos pasivos cuyos cobros en efectivo respecto de un mismo destinatario durante el año natural superen la cuantía de 100.000 euros.

Con carácter general, el criterio de caja se aplicará a todas las operaciones realizadas que se entiendan realizadas en el territorio del IVA (no cabe la aplicación operación por operación). Ahora bien, se excluyen del régimen las siguientes operaciones:

a) Las acogidas a los regímenes especiales simplificados, de la agricultura, ganadería y pesca, del recargo de equivalencia, del oro de inversión, a los servicios prestados por vía electrónica y del grupo de entidades.

b) Las entregas de bienes exentas por exportaciones, operaciones asimiladas a las exportaciones, operaciones relativas a zonas francas, depósitos francos y otros depósitos y las operaciones relativas a los regímenes aduaneros.

c) Las adquisiciones intracomunitarias de bienes.

d) Operaciones en las que el sujeto pasivo del Impuesto sea el empresario o profesional para quien se realiza la operación, conocidas como inversión del sujeto pasivo.

e) Importaciones y operaciones asimiladas a las importaciones.

f) Los autoconsumos asimilados a las importaciones y autoconsumos de servicios asimilados a las prestaciones de servicios.

euro_limeDe esta forma, en las operaciones en que sea de aplicación este régimen, el IVA se devengará en el momento del cobro total o parcial del precio por los importes efectivamente percibidos, o si este no se ha producido, el 31 de diciembre del año inmediato posterior a aquel en que se haya realizado la operación.

La repercusión del impuesto no se ve alterada, de forma que ésta deberá realizarse al tiempo de expedir y entregar la factura correspondiente.

Se establece a su vez lo que se ha venido a denominar el sistema de caja doble, esto es, como el devengo se produce con el cobro, la deducción se produce con el pago. De esta forma, las cuotas soportadas por los sujetos pasivos acogidos al criterio de caja serán deducibles cuando se efectúe el pago, o si este no se ha producido, el 31 de diciembre del año inmediato posterior a aquel en que se haya realizado la operación.

Ahora bien, el ámbito de aplicación del régimen no abarca únicamente a los sujetos pasivos que opten por su aplicación, sino que extenderá sus efectos a todos los sujetos pasivos con carácter general. De esta forma, los sujetos pasivos no acogidos al criterio de caja que sean destinatarios de las operaciones realizadas por sujetos pasivos que sí están acogidos al mismo, deberán deducir el IVA soportado por esas operaciones en el momento del pago total o parcial del precio de las mismas, por los importes efectivamente satisfechos, o si este no se ha producido, el 31 de diciembre del año inmediato posterior aquel en que se haya realizado la operación.

Para el debido control de la aplicación de este nuevo régimen de criterio de caja se prevé el cumplimiento de determinadas obligaciones formales:

– Los sujetos pasivos acogidos al régimen especial del criterio de caja deberán incluir en el libro registro de facturas emitidas la siguiente información:

  • Las fechas de cobro, parcial o total, de la operación, con indicación por separado del importe correspondiente, en cada caso.
  • Indicación de la cuenta bancaria o del medio de cobro utilizado, que pueda acreditar el cobro parcial o total de la operación.

– Los sujetos pasivos acogidos al régimen especial del criterio de caja, así como los sujetos pasivos no acogidos al mismo pero que sean destinatarios de dichas operaciones, deberán incluir en el libro registro de facturas recibidas la siguiente información:

  • Las fechas de pago, parcial o total, de la operación, con indicación por separado del importe correspondiente, en cada caso.
  • Indicación del medio de pago por el que se satisface el importe parcial o total de la operación.

Toda factura emitida por sujetos pasivos acogidos al criterio de caja en relación con las operaciones a las que sea aplicable el mismo, deberá contener la mención de “régimen especial del criterio de caja”.

Toni Justicia
Director de Fiscal en Grant Thornton