La subida del IVA: ¡para morirse!

Julio 20th, 20121:14 pm @

3


Comparte

Tiene el 1 de septiembre la insana costumbre de vestirse de fecha funesta. Estrés posvacacional al margen, tal día ha alumbrado toda suerte de catástrofes aciagas para la humanidad: fue un 1 de septiembre cuando se instauró la república rusa que habría de devenir en terror estalinista, y fue un 1 de septiembre cuando las tropas nazis invadieron Polonia, dando comienzo a la Segunda Guerra Mundial. A estas negras efemérides habrá de sumarse, a partir de ahora, la subida del IVA que nos espera después de vacaciones.

Dos cuestiones vienen a complicar lo que ya es, de por sí, el mal trago de ver ampliados los impuestos de nuestros consumos. En primer lugar, esta subida de IVA no se limita a aumentar el gravamen, sino que propone una reordenación de los que podían tributar con el bendito tipo reducido del 8%, pasando al nuevo porcentaje del 21: 13 puntos de subida, ahí es nada. Pero, además, este reajuste fiscal se produce no en la resaca de un año nuevo, no en el fin de un período de liquidación trimestral, sino en medio de un trimestre natural, complicando sobremanera la declaración que la inmensa mayoría de empresarios habrá de presentar en octubre.

Pongamos por caso uno de los sectores más afectados por esta reforma, como es el de las pompas fúnebres. Acaso porque no haya un consumo más inelástico que éste, el Gobierno ha incluido a las funerarias entre quienes habrán de cargar el 21% a sus clientes cuando, a día de hoy, uno puede morirse en España bajo el modoso tipo del 8%. Mas, no sólo los servicios de funeral, las flores y plantas ornamentales son de los escasísimos bienes cuya entrega pasa, también, del 8 al 21. Ciérrese así el círculo, que no sólo habremos de pagar un 21% a la funeraria, sino a la floristería a la que encarguemos alguna flor para ornar el no-te-olvidan. Confiemos en que esto no apremie a nadie a adelantar  la extremaunción a finales de agosto para optimizar su factura fiscal.

Por lo tanto, y sabiendo que el coste de nuestro último adiós va a incrementarse, por el Real Decreto Ley, un 13%, convendrá saber qué finados podrán acogerse a tipo reducido y cuáles no. La respuesta a esta pregunta nos la da el artículo 75 de la Ley del IVA, dedicado al devengo: el momento en que nace para el empresario la obligación de cargar el IVA a su cliente, que posteriormente deberá documentar mediante emisión de ticket, factura o documento sustitutivo. Si el devengo se sitúa antes de las veinticuatro horas del 31 de  agosto, el IVA que habrá de cargarse será el actual, aunque la factura se emita físicamente en septiembre. Pero si el devengo ya cae comenzado el funesto 1 de septiembre, el IVA a repercutir sobre el ataúd será el 21%.

¿Y cuáles son las reglas del devengo? Pues sepa el lector que, muy por encima, hay una para las entregas de bienes y otra para la prestación de servicios. Para la entrega de bienes, hay que estar a la transmisión material del producto comprado, o a nuestros efectos, cuando se nos entregue el ramo, la corona de flores. Para la prestación de servicios, cuando el servicio se entienda materialmente prestado, es decir, cuando la empresa funeraria haya cumplido y parta el cortejo fúnebre camino del camposanto: salga el oblongo mercedes del tanatorio, que salimos sin deudo, pero con un IVA gravitando sobre nuestra irreparable pérdida.

Sin embargo, hay una tercera vía para acelerar el devengo del IVA sin recurrir a una eutanasia tributaria: el anticipo. Con independencia de cuándo hayan de servirse las flores, o montarse el velorio, si las operaciones son pagadas por anticipado, el IVA se devenga en cuanto el dinero cambia de mano.

Así pues, no digo que llene su despensa de crisantemos por-si-acaso, pero sepa que si tiene cualquier asunto importante que atender en los primeros días de septiembre, puede esquivar el ajuste fiscal anticipando el pago en agosto.

Si quiere saber más sobre la subida del IVA lea mañana sábado 21 mi artículo en el suplemento especial del IVA en Expansión.

José María Rubio
Gerente de Fiscal en Grant Thornton