¿Valió la pena? Los empresarios europeos opinan sobre el futuro del euro

Marzo 14th, 20124:00 pm @

0


Comparte

La supervivencia del euro está exigiendo grandes sacrificios. Sus ventajas, tan evidentes hace unos pocos años, comienzan a desdibujarse para algunos mientras acecha la tentación del proteccionismo y el antieuropeísmo. Por eso en nuestro último International Business Report hemos preguntado a los empresarios de Europa y su entorno: ¿valió la pena el euro?

La respuesta de los empresarios de la eurozona ha sido contundente: el 92%, desea que el euro sobreviva a la actual crisis de deuda. Un dato que no sorprende demasiado teniendo en cuenta las catastróficas consecuencias que podría tener la caída de la moneda única, por mucho que algunos añoren el mayor margen de actuación, o más bien de devaluación, que permitían las antiguas monedas nacionales.

Pero el apego al euro de los empresarios no se basa sólo en el “más vale lo malo conocido”. Y es que, en el conjunto de la zona euro, el 71% reconoce el impacto positivo que la adopción de la moneda única ha tenido en sus negocios. Más concretamente, el 23% aprecia el impulso al comercio transfronterizo, el 15% la eliminación del riesgo del tipo de cambio y el 12% la mayor transparencia de precios. La principal desventaja, señalada por un 57% de empresas de la eurozona, es la misma que seguramente citaría cualquiera de nosotros: el incremento de precios y costes.

Más allá de las medias, resulta interesante analizar la satisfacción de los empresarios con la adopción del euro país a país. Curiosamente los finlandeses, muy reacios en algunos momentos a los rescates cuyo teórico fin era salvar el euro, son, con un 90%, los que más satisfechos se muestran con el impacto de la moneda única. Les siguen países en recesión como Bélgica (84%) y Grecia donde, pese a los tremendos ajustes soportados para evitar su salida de la eurozona, el 82% de los empresarios reconoce el impacto positivo del euro en sus negocios.

Tranquiliza saber que los empresarios de los países más poderosos económica y políticamente de la eurozona creen en las bondades de la unión monetaria. El porcentaje es algo más alto en Alemania (79%) que en Francia (71%). El mayor escepticismo se da en Italia, donde sólo un 48% de las empresas reconoce los beneficios del euro en sus negocios.

¿Y en España? Nuestros empresarios no añoran en absoluto la peseta. Un 81% piensa que la entrada en el euro ha sido beneficiosa para sus negocios y el 85% desea que se mantenga el sistema de moneda única. Un 53% contempla incluso su expansión a nuevos países. Una posición sólo compartida con Grecia, puesto que en el resto de la eurozona la mayoría apuesta por no admitir nuevos miembros o incluso por librarse de los países con mayores dificultades.

En el resto de miembros de la UE que aún mantienen sus monedas nacionales, el 79% le desea lo mejor al euro. Otra cosa es la voluntad de unirse a la moneda única que sólo alcanza al 12% de los empresarios británicos y al 28% de los suecos. Por el contrario, y pese a la mala situación de los miembros de la eurozona, el 64% de los líderes empresariales polacos y el 62% de los daneses apoyaría la incorporación de sus respectivos países.

Quizá uno de los datos que mejor muestren la imagen actual de Europa y del euro es el de Turquía dónde un 88% de las empresas es partidario de la incorporación del país a la UE, pero sólo un 32% estaría dispuesto a renunciar a la lira turca.

Grant Thornton Spain